Actualidad

10/02/2017

Los cachelos

Los cachelos

En un restaurante asador en A Coruña no puede faltar un buen acompañante para las carnes y los pescados. La patata es la reina de las guarniciones y en Galicia, no solo las tenemos de una calidad extraordinaria y reconocida, también tenemos nuestra propia manera de prepararlas para acompañamiento de nuestros platos.

Si no eres de Galicia, es posible que hayas oído hablar de los cachelos y los identifiques como «patatas gallegas», pero aquí afinamos un poco más la definición. En realidad, el cachelo no es una variedad de patata gallega, sino una forma tradicional de prepararlas que aquí disfrutamos cada dos por tres. En nuestro restaurante asador en A Coruña, es la compañía perfecta para nuestras especialidades.

La elaboración de los cachelos es bien sencilla, pero no por eso menos resultona. Los cachelos son patatas sin mondar y cortadas por la mitad o en tres trozos (un «cacho» de patata, de ahí que se les diga «cachelos»). Se cuecen en agua con sal y, generalmente y sobre todo en la zona de las Rías Baixas, con laurel. Se dejan cocer hasta que están tiernas, y entonces se escurren.

¿Ya está? Bueno, no. El cachelo auténtico requiere un paso más, porque la patata debe perder humedad, secarse. Una vez escurridas, vuelven al fuego un par de minutos o se las deja cerca de una fuente de calor, para que así se evapore la humedad y se seque a la patata. Ahí tenemos, por fin, los cachelos listos para acompañar al plato principal. Suelen usarse más como guarnición de pescados cocidos o fritos, o de verduras, pero por supuesto son una alternativa perfecta a las patatas fritas con las carnes. Y, no hace falta decirlo, van genial con el pulpo.

En Parrillada Buenos Aires cocemos patatas gallegas y no te van a faltar platos con los que tomarlas. ¿Pescado? ¿Carne? ¡Tú eliges!